Visita de Vero

Llevo un par de días pensando qué poner en el blog y no consigo escribir ni una sola línea. Y no es porque no haya cosas que contar, más bien al contrario, es que no puedo hacer una selección de los “mejores momentos”. Seguro que Vero os contará todo con extrema precisición suiza y con su ocurrencia habitual, así que no me tomo la molestia.

Lo mejor: lo que nos reímos, creo que nunca me había reído tanto en mi vida. El viaje en tren a San Petersburgo, en el que hicimos un amiguito, Misha. Encontrar los pomadki en el último momento, son unos pastelitos rusos que Vero había probado en Ginebra y que buscamos desde el primer día. Ir a misa a celebrar la Pascua rusa, toda una aventura. Ir al teatro Mariinski en San Petersburgo. Andar 7 horas diarias, estupendo para mantenerse en forma. Las cuatro estaciones, Vero llegó con nieve y se fue con sol.  El hotelito en SPb, sobre todo lo céntrico que estaba y lo amables que fueron las chicas. El camarero del “Ludi Kak Ludi”. El chocolate del café “Pushkin”. Hablar español. Que Vero conociera a mi profe. Los rusos amables, que hay muchos.

Lo peor: los rusos desagrables, que son mayoría . Lo cerdo que se volvió mi compañero de piso en los 3 días que estuvimos en SPb, daba miedo la cocina. Andar 5 horas al día cansa. Dormir menos de 5, agota. Dormir 3, te deja k.o. Los precios de los museos, rusos 70 rublos (2€), extranjeros 300. Lo sucia que se ve la ciudad, aunque me haya acostumbrado. Que Vero no se quedara unos días más. 

vero-y-yo-spb.jpg

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo es, maria

Una respuesta a “Visita de Vero

  1. laubail

    Que chula la foto. Cuantas cositas………..que envidia………..

    Yo me apunto a un chocolate de esoss