Brigada de Investigación Tecnológica

No, no somos nosotros. Aunque últimamente parece que eso de investigar se nos da bastante bien. 

Dudé, pero al final les escribí. Mandé un email a la Brigada de Investigación Tecnológica contándole nuestro caso. Imagino que no me harán mucho caso, pero si al menos responden a un par de preguntas, me doy por contenta.

Mi idea para acercarnos más al criminal: mi amigo Paul espera que le mande una copia del pasaporte. Entonces pensé: ¿sería posible adjuntar también algún ficherito que nos diga desde que ip se conecta? Yo estaba segura de que lo haría desde Europa o ya que el dominio está registrado en Nueva Zelanda, pues que sería desde allí. Pero leo en Ariadna, el suplemento sobre tecnología de El Mundo, que para Nigería estos timos constituyen la segunda fuente de ingresos después del petróleo. Así que las probabilidades de que lo manden desde algún país africano son muy altas.

De hecho, estas estafas tiene ya un nombre “419”, que es el artículo del código penal nigeriano que trata los delitos de obtención de fondos bajo pretextos falsos. Y hace más de 10 años que se vienen dando casos de fraudes 419. Hay muchísima información en internet y se ve que a menudo los pillan, pero claro, también hay casos de gente ambiciosilla (y bastante tonta, hay que reconocerlo) a la que timan. No lo entiendo, porque estamos requeteavisados.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo es, maria

Una respuesta a “Brigada de Investigación Tecnológica

  1. Es una manera muy cutre la que se me ocurre, pero hace mucho, mucho tiempo, cuando la gente usaba IRC y esas cosas… había una cosa que se llamaba ingeniería social, y que era utilizada por los malos para infectarte con virus, troyanos y otras maldades.

    Uno de los trucos consistía en enviar un photos.exe con el virus. Si el del otro lado dudaba, entonces se les decía que “Es que yo no se usar bien el PC y mi hermano me lo ha dado así… es para que ocupe menos” (lo importante es lo de “yo no se usar bien el PC”, cualquier excusa vale).

    Por otra parte, quizá no haga falta tanta cosa. Si miras las cabeceras completas de sus mensajes, en muchos casos sale la IP original que lo envió. O, al menos, el servidor de correo inicial. Si no ha sido listo, será el mismo con el que contrata el acceso a internet… y ya lo tienes pillado.

    ¡A por Unongo!