La carta más corta del mundo.

Esta es una carta real enviada por mi padre y recibida hoy mismo…

No es que me queje… es que casi me echo a reír esta mañana en medio del hall. Pero todo tiene un motivo. No se trataba de una carta tradicional, si no de un toque personal para enviarme mi nuevo carné de conducir (ahora sí es un carné… y no una sábana rosa).

Así que… ¡gracias papá! Por enviarme el carné y por alegrarme la primera hora de la mañana.

P.D.: Segundos más tarde salía a la calle y me empezaba a caer agua por encima… chafando mi alegría. No puede durar, me dije. Iluso de mi. En fin… no volveré a salir de casa sin mirar por la ventana antes.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo abel, es

Una respuesta a “La carta más corta del mundo.