Ignorancia supina

Sí, es viernes prevacacional y hoy tenía que ser un día maravilloso. Lo malo está cuando llegas a trabajar y la respuesta a casi todas las preguntas es “porque sí”, “porque tiene que haberlo”, “o dejémoslo aquí”.

Me fui al diccionario y encontré la definición para ignorancia supinaLa que procede de negligencia en aprender o inquirir lo que puede y debe saberse“.  Y he llegado a la conclusión de que es una epidemia.

La gente no quiere aprender, prefiere no cuestionar nada, seguir como corderitos al pastor (aunque el pastor sea un lobo disfrazado). ¿Cómo es posible que encuentren regocijo en su propia estupidez?

Y lo mejor es que creen que son listos…

Uff…

About these ads

2 comentarios

Archivado bajo es, maria

2 Respuestas a “Ignorancia supina

  1. Cuando se trata de trabajo es muy frecuente que el más listo sea el que menos trabaja… lo que suele ser igual a el que menos piensa.

    Si piensas, cuestionas las cosas. Si las cuestionas, buscas alternativas. Si la encuentras, intentas que se apliquen. Y, lógicamente, esas tareas se añaden a tu carga de trabajo habitual.

    Es triste, pero creo que la mayor parte de los trabajadores son vagos (paradoja de las paradojas). Por supuesto… ¡no me incluyo!

    Lo malo de ver las cosas así es que… (suponiendo que algún día llegue/lleguemos a formar nuestra superempresa) ¿cómo vamos a confiar en la gente que necesitamos contratar?

  2. Sobre lo de contratar…Además de los requisitos básicos que son comunes tanto a los trabajadores “vagos” como “con iniciativa”, los “extras” por los que contrataría a alguien:

    – Idiomas. No querría a alguien que no supiera inglés en mi empresa. Por motivos obvios y también porque indica que tiene otros intereses.

    – Aficiones. Eres informático/traductor/RRPP, pero ¿y qué más? Eso enriquece a la empresa.

    – Proyectos en los que participa (en este caso en internet): tiene un blog, escribe en la wikipedia, etc.. Son compromisos adquiridos voluntariamente que dicen mucho de la persona y de su capacidad de trabajo.

    Y por supuesto, el grado de curiosidad por el mundo en general. Si no le interesa nada, entonces esa persona no le interesa a la empresa.

    Uff…estoy como para dedicarme a los RRHH ;)